Convenio exclusivo con la mayor cooperativa hortofrutícola de SenegalGlobalider

Convenio exclusivo con la mayor cooperativa hortofrutícola de Senegal

Convenio exclusivo con la mayor cooperativa hortofrutícola de Senegal

Varios años de trabajo en una de las zonas emergentes más importantes de West Africa, culminan con un convenio para la exportación y comercialización exclusiva de productos hortofruticolas hacia el continente europeo. Los protagonistas del acuerdo: Ibrahima Mbengue y Francisco Casáus, presidente de la cooperativa de Niayes y CEO de Globalider, respectivamente.

La referida cooperativa agrupa a 4.000 productores de más de 20.000 toneladas (casi 1.000 contenedores) de mango, judía verde, boniato, lima, etc… Con la participación financiera y logística de un trader español, la colaboración arranca con la exportación a través del puerto de Algeciras de 500.000 kilos de mango -variedad kent-, previa instalación a unos 50 kms de Dakar (capital de Senegal) de un centro de acondicionamiento hortofruticola, cuyo equipamiento básico se negocia con Bandas Cortés, cliente de la gerencia territorial de Globalider en Extremadura, donde más fruta de hueso se produce de toda Europa. Todos los productos contarán con certificación GlobalGAP y se tramitan certificaciones Bio. En la fotografía ambos protagonistas en el mercado principal de Algeciras. Durante unos días Globalider ha organizado una misión inversa en España con productores agrícolas senegaleses.

La agricultura es un sector clave para la economía senega­lesa y una palanca para activar el crecimiento y la mejora de la seguridad alimentaria, el empleo y la reducción de la pobreza. Es un sector a cuidar y de alta prioridad para el gobierno senegalés. El país presenta una serie de factores que lo convierten en un lugar atractivo para las inversiones en agricultura y agro-industria. Tiene un clima ideal para la agricultura fuera de temporada y se beneficia de una buena logística de transportes marítimos y aéreos para abastecer los mercados europeos. Por otro lado, los mercados locales están en expansión con la creciente urbanización y hay un margen importante para ir sustituyendo las importaciones con productos locales.

Las principales zonas de cultivo se encuentran en los deltas y valles de sus principales ríos, el río Senegal (al norte del país, estableciendo frontera con Mauritania), el río Casamance (al sur del país, en la franja entre Guinea Bissau y Gambia).

Las explotaciones agrícolas industriales de cierto tamaño son escasas y se limitan al cacahuete, al azúcar, al algodón y, en menor medida, al tomate industrial.

La principal producción local es el cacahuete, que se produce en el Senegal central y oriental. El cultivo del cacahuete tiene una dimensión social importante: 7 agricultores sobre 10 producen cacahuete y se estima que un tercio de la población senegalesa depende directa o indirectamente de su cultivo. Le siguen en importancia cultivos resistentes a la sequía como el mijo y el sorgo en la región central y norte del país, así como el arroz (el país es deficitario en este cereal).

Senegal es el primer productor y exportador mundial de aceite de cacahuete (segundo producto de exportación tras los productos de la pesca y por delante del algodón).

Por lo que respecta a las frutas y hortalizas, la producción se mantiene orientada fundamentalmente a satisfacer la demanda interna, que absorbe el 95% del total de la producción. Aquí hay un gran camino por recorrer en materia de exportación, que Globalider viene explorando.

La horticultura de fuera de temporada presenta interesantes oportunidades de negocio gracias al intento por mejorar la productividad y el valor añadido del sector primario mediante el plan REVA (Retorno a la Agricultura), un macroproyecto consistente en desarrollar una red de modernización del sector agrícola por todo el país, mediante la implantación de una serie de puntos-nudos de alta productividad y especialización.